© Javier Arrimada 2016

● La Blitzkrieg

● Primera Guerra Mundial

 

Los carros de combate modernos aparecieron durante la Primera Guerra Mundial como una solución de emergencia para volver a dar movilidad a los estáticos combates en las trincheras. Los primeros carros blindados ofrecían protección contra el fuego de fusilería, y eran una plataforma de asalto que combinaba movilidad con potencia de fuego. Aunque se pudo constatar su tremenda potencialidad, no fueron decisivos en el desenlace de la guerra. Los primeros carros eran lentos, pesados y no se emplearon en suficiente número como para cambiar la forma de guerra tradicional. Pero los estudios de Sir Basil Liddell Hart, (1895-1970) y Heinz Guderian (1888 - 1954) y los ensayos alemanes en España, transformaron durante la Segunda Guerra Mundial a los carros en un arma decisiva, que cambió la forma de hacer la guerra.